December 19, 2018
Inmigración: Una apuesta por la dignidad
Introducción: Inmigración en España
Convenios sobre inmigración con terceros
Situación de los extranjeros en España
Actuaciones de emergencia
Proyectos de Cruz Roja Española
Cruz Roja Juventud y la Inmigración




Dossieres de Prensa/ Inmigración: Una apuesta por la dignidad/ Introducción: Inmigración en España



Estilos de documento de CRE

Inmigración: “Una apuesta por la dignidad”

Pérdida de identidad, rechazo social, desarraigo, aislamiento, choque cultural, ausencia de apoyo familiar o precarias condiciones de vida, son características que definen muy bien a uno de los colectivos más vulnerables de nuestro país: los “inmigrantes en situación irregular”. En situación irregular porque “no tienen papeles”, ni posibilidades de acceso a una educación, ni a una vivienda digna, ni a un trabajo digno... En definitiva “están pero no son”.

Cruz Roja Española · 2002

 

Inmigración en España

 

Contexto: Las cifras

 

De los 380 millones de habitantes en la Unión Europea, un 5,1% son extranjeros, convirtiéndose en el primer continente en recibir inmigrantes. Esto ha supuesto que la inmigración se convierta en el eje básico de la política exterior europea.

 

Asimismo, la lucha contra el tráfico ilegal de personas es hoy en día una de las prioridades de la Unión Europea. Esto ha provocado que Europa haya ido aprobando políticas de extranjería cada vez más restrictivas.

 

España se ha convertido, durante los últimos años, en una de las puertas de entrada de la Unión Europea. España está todavía a la cola de Europa en el número de inmigrantes, después de Alemania (que acoge a un 8,9% de la población) o Francia (con un 5,6%). Pero la inmigración va en aumento y la población extranjera cada vez es mayor. Según datos facilitados por la Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, de 499.773 extranjeros residentes en España en 1991, la cifra ha aumentado en el año 2002 (a fecha de marzo) a un total de 1.243.919, lo que supone el 3% de la población española.

 

De esta forma, según el Censo de 2001 la población española ha aumentado hasta los 40,8 millones de personas, en gran parte  debido al número de extranjeros y al nacimiento de hijos de inmigrantes.

 

Pero no todos entran en nuestro país con un contrato de trabajo, y con las necesidades básicas cubiertas.  Durante los últimos años, los motivos que empujan a viajar a España a decenas de miles de extranjeros, no difieren de los que tenían aquellos españoles que, desde hace décadas, decidieron marcharse a otros países impulsados por motivaciones económicas y el deseo de una vida mejor. Señalar que en el año 2000, la renta española por habitante era casi seis veces  mayor que la marroquí.

 

Residentes extranjeros en

    España por nacionalidad

 

 

Marruecos

234.937

Ecuador

84.699

Reino Unido

80.183

Alemania

62.506

Colombia

48.710

Francia

44.798

Portugal

42.634

China

36.143

Italia

35.647

Perú

33.758

Rep.Dominicana

29.314

Rumanía

24.856

Cuba

21.467

Argentina

20.412

Argelia

15.240

Holanda

17.488

Filipinas

14.716

Pakistán

14.322

Estados Unidos

13.718

Senegal

11.553

Polonia

11.342

Brasil

10.910

Gambia

9.318

India

9.271

Rusia

6.971

 

Datos a diciembre de 2001

 

Según datos de la Delegación del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración, las personas de nacionalidad marroquí y ecuatoriana protagonizan el mayor número de entradas en España. Sus motivos son claros: los problemas socioeconómicos que sufre el país de origen. Por ello deciden abandonar su tierra, unos impulsados por la similitud cultural y lingüística (ecuatorianos) y otros por la proximidad de España como destino final (marroquíes).

 

Y es más, según el  último estudio de la Agencia Estadística de la Comisión Europea (Eurostat), el colectivo marroquí cree firmemente que llegar a España, aun siendo “de forma clandestina”, es mucho más fácil que a otro país. La industria manufacturera y el servicio doméstico son los dos sectores más demandados por los extranjeros procedentes, en su mayoría, de fuera de la Unión Europea. Le siguen la construcción, restauración, agricultura, comercio y servicios personales: basta un salario mínimo (de hasta 42,50 euros por día trabajado), para dar forma a la esperanza.

 

Señalar que, en noviembre de 2001, figuraban en alta laboral en la Seguridad Social un total de 613.235 extranjeros, y que el paro registrado en el INEM de este colectivo ascendía a 87.363 personas. En los dos últimos años, se ha producido un aumento del 60,5% en el número de este colectivo de demandantes de empleo.

 

Los extranjeros que residen en España en situación “regular” se acogen a dos regímenes distintos: el régimen comunitario (aplicado a los ciudadanos de la UE) y el régimen general (al que se acogen la mayoría de los africanos, asiáticos y americanos). En cuanto a los extranjeros que se encuentran en situación “irregular”, destacar que muchos de ellos no solicitaron su regularización y a otros muchos se les denegó.

Residentes extranjeros

  por Comunidades Autónomas

 

Cataluña

280.167

Madrid

231.295

Andalucía

157.157

C. Valenciana

101.368

Canarias

87.483

Baleares

47.589

Castilla y León

30.262

Murcia

27.512

Galicia

26.612

Aragón

25.001

Castilla La Mancha

22.451

País Vasco

19.515

Extremadura

12.535

Asturias

10.398

Navarra

9.560

La Rioja

7.488

Cantabria

6.480

Melilla

3.618

Ceuta

2.025

 

Datos a diciembre de 2001

 

 

 

 

Inmigración y Seguridad

 

Según el Barómetro de junio de 2002 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 60 por ciento de los españoles afirma estar “muy o bastante de acuerdo” en que existe una relación entre delincuencia e inmigración. En este contexto, hay que diferenciar entre inmigrantes con papeles e inmigrantes sin papeles y dentro de estos últimos, aquellos que son víctimas de las mafias.

 

En España, la delincuencia organizada también es un fenómeno. Según datos de junio del Ministerio del Interior, en España existen 209 grupos de delincuentes que movilizan a casi 6.000 personas; de ellos, sólo el 12 por ciento está formado exclusivamente por españoles.

 

Señalar que las mafias que trasladan a los inmigrantes, les advierten de que si cometen un delito en España, se hacen más difíciles los trámites de expulsión. Por ello, algunos de los que cruzan la frontera, cometen un delito menor para ser detenidos por las fuerzas de seguridad y no ser expulsados hasta ser juzgados.

 

Población reclusa en España

 

 

FUENTE: Dirección General de Instituciones Penitenciarias (no incluye los centros de Cataluña)

 

 

Por último, y en cuanto al tráfico de personas, datos de la Delegación del Gobierno para la Extranjería indican que, hasta el 31 de  mayo de 2002, se habían  registrado 20.202 devoluciones, denegaciones de entrada y expulsiones de personas. Asimismo, se han desarticulado 244 redes de tráfico de seres humanos y se ha detenido a 779 de sus responsables.

 

 

 

Inmigración y Mercado Laboral

 

Buena parte del incremento de la afiliación a la Seguridad Social procede de residentes inmigrantes que ocupan empleos que antes no existían. De los 578.000 nuevos  afiliados en el 2002, un tercio son inmigrantes, lo que pone de manifiesto la contribución de este colectivo a la financiación de los servicios públicos.

 

El mercado laboral está segmentado y la mayoría de las ofertas aceptadas por los inmigrantes, fueron rechazadas antes por los españoles.

 

Según datos del Ministerio de Trabajo, el año pasado un total de 500.000 ofertas de empleo se rechazaron en las oficinas del INEM.

La Delegación del Gobierno para la Extranjería informa que en España hay 1.298.901 residentes extranjeros, de los cuales 761.473 están afiliados a la Seguridad Social y 102.046 son demandantes de empleo en el INEM.

 

 

Mujeres inmigrantes

 

El servicio doméstico y el sector agrícola son prácticamente las únicas oportunidades laborales para la gran mayoría de mujeres inmigrantes que vienen a España.

 

Servicio doméstico: Por un lado, las políticas gubernamentales de regulación de flujos han potenciado especialmente el crecimiento de esta ocupación a través de contingentes laborales para trabajadores extranjeros. Por otro lado, al existir una demanda real, las mujeres que se encuentran en situación administrativa “irregular”, encuentran con relativa facilidad un hueco en este sector.

 

Sector agrícola: En muchas zonas, la agricultura es uno de los pilares de la economía local. El problema de la aparente escasez de mano de obra nacional se palia  con la orientación de las políticas migratorias hacia este sector. En el caso concreto de las mujeres, encontramos dos grupos diferenciados: las que residen en nuestro país de forma permanente, y las que vienen a trabajar en las campañas migratorias.

 

     

 

Personas mayores inmigrantes

 

En el mundo actual, se da un número creciente y una diversidad cada vez mayor entre las personas que se desplazan de un país a otro, y esto constituye un reto para todas las sociedades.


La población envejece, y de mantenerse este ritmo demográfico actual, el futuro de Europa necesita de la inmigración: según datos de Eurostat (Oficina Estadística de la Unión Europea), para garantizar el reemplazo de su población, dados los bajos índices de natalidad, Europa necesitará más de 44 millones de inmigrantes.

 

En este contexto, los inmigrantes en general, y los inmigrantes mayores en particular, afrontan problemas específicos de carácter social, económico y legal, ya que son -incluso- mas vulnerables a sus propias disyuntivas. A causa del empeoramiento en su salud y en su status económico, así como debido a su diferente origen nacional, valores culturales, tradiciones y estilos de vida, sufren con mucha frecuencia discriminación por edad, por su origen racial o étnico, por discapacidad o por género, siendo víctimas de prejuicios, abusos y violencia doméstica o racial.


Para tratar de remediar estas difíciles cuestiones que afectan a los inmigrantes mayores, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja apuesta por la aplicación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), y políticas públicas y privadas standards dirigidas a este colectivo de mayores.

 

 

©      Cruz Roja Española, 2002. Todos los derechos reservados.




© Cruz Roja Española 2006
Rafael Villa, s/n - 28023 EL PLANTIO (Madrid)
Teléfono: (91) 335 44 44 - Fax:
(91) 335 44 55

email:
informa@cruzroja.es