Buscador Mapa del Sitio Clave Mail
September 25, 2018
Historias Voluntarias
Convocatorias de Voluntariado
Documentos de Voluntariado
Enlaces de Voluntariado
Recursos
Oficina Virtual del Voluntario


Documentos de Voluntariado
Congreso de Voluntari@s (La Coruña 2001)
Discurso del Príncipe de Asturias
Los principios de Cruz Roja
Fin: La mejor atención de las personas
Como cuidar la gestión del voluntariado
Actividad formativa y calidad de acción
Agentes de cambio y desarrollo
Imagen y conexión con la Realidad
¿Qué nos queda por hacer?
Manifiesto final  (Congreso Voluntarios)
Estilos de documento de CRE

Foro 5. EL VOLUNTARIO COMO AGENTE DE CAMBIO Y DESARROLLO INSTITUCIONAL

Nosotros, los voluntarios, tenemos el poder de cambiar el mundo.

Congreso de voluntarios_voluntarias. A Coruña, 6-8 diciembre 2001

 

El voluntariado es una pieza fundamental en el proceso de desarrollo y cambio institucional.

 

I.  Introducción.

 

En los últimos tiempos, los procesos de cambio social han experimentado una aceleración vertiginosa, que hace que las organizaciones se adapten a las nuevas demandas y problemáticas.

 

Cruz Roja Española viene observando desde hace años como una serie de factores, cambios y acontecimientos de carácter externo e interno hacen que nuestra organización deba ser más flexible. Esta flexibilidad y adaptación a los cambios incumbe, por supuesto, a nuestros voluntarios y voluntarias, los cuales, mediante la participación en la institución, son el principal factor de desarrollo. Por ello, Cruz Roja Española tiene un interés especial en desarrollar y potenciar dinámicas participativas en las diferentes esferas que la estructuran.

 

Es importante que reflexionemos acerca de la actual realidad de los procesos de participación en esta Institución, y de los horizontes de futuro que podrían plantearse como referentes de mejora en este sentido.

 

La Comisión Estatal de Participación de Cruz Roja Juventud elaboró en su día el siguiente cuadro sinóptico que bien puede ofrecer una primera aproximación del concepto de participación.

 

Lo que es la participación: Ideas fuerza.

Lo que no es la participación: Ideas fuerza.

1. Querer participar.

1. “Mandar” participar.

2. Favorecer el consenso.

2. Tomar decisiones unilateralmente.

3. La comunicación abierta.

3. Obstáculos a la relación de grupo (dificultad para aceptar críticas, etc.).

4. Tener la posibilidad de elegir (qué aportación realizar...).

4. Imponer alternativas.

5. Estar en movimiento (vivir los procesos).

5. Estar quieto; parado; no querer cambiar.

6. Cumplir los compromisos adquiridos (responsabilizarse del compromiso).

6. La irresponsabilidad con respecto a los compromisos adquiridos.

 

II. Situación actual.

 

Manteniendo las “ideas-fuerza” formuladas como referentes, es posible proponer los siguientes puntos acerca del papel actual de la participación en Cruz Roja Española.

 

1.      Cruz Roja Española conforma una realidad institucional caracterizada por la diversidad y heterogeneidad de situaciones presentes en su estructura organizativa. Presenta así una naturaleza fragmentada, en distintos niveles (central, autonómico, provincial y local), lo que hace difícil dar forma a procesos integrales de cambio cultural hacia una aún mayor participación del voluntariado.

2.      Aún no está implantada del todo, a nivel global, una cultura organizativa que fomente la participación activa.

3.      3.   Los voluntarios ejercen en ocasiones una participación muy limitada a “acciones” concretas; participación débilmente conectada al trabajo de otros voluntarios, y escasamente implicada en la ideación y generación de los propios proyectos de intervención.

4.      4. Falta mayor desarrollo de la vida asociativa, para generar capacidad para que los procesos de cambio sean respaldados, comprendidos y asumidos por la base social de la institución.

 

Los voluntarios participan en “acciones” concretas, aún poco conectadas con la participación integral.

 

Cruz Roja Española dispone, en muchos casos, y a nivel general, de “espacios” y “procesos” a través de los cuales el voluntariado puede ejercer una participación real y activa, verdadera vía para el desarrollo tanto de la institución como de las personas que forman parte de la misma.

 

No obstante, cabe señalar que existe una cierta debilidad, en algunos niveles de nuestra entidad, para generar procesos de responsabilización activa del voluntariado, más allá de las dinámicas marcadas por el actual modelo de gestión de la intervención.

 

Partiendo de las conclusiones expuestas, cabe afirmar que la participación es, todavía, una asignatura pendiente en algunos de los ámbitos de Cruz Roja Española; presentándose realidades muy distintas, con mayor o menor cultura participativa.

 

Por todo esto, y considerando que Cruz Roja Española es una entidad  conformada, en esencia, por la acción, y teniendo en cuenta sus objetivos y principios de acción, explícitamente democráticos, es necesario en todos los niveles promocionar aún más el proceso de cambio hacia la cultura organizativa más participativa que propugna la Institución.

 

Cruz Roja dispone de espacios y procesos para la participación real y activa, que hay que fomentar.

 

Una cultura que concreta modelos de relación y gestión institucional sustentados  en la idea de una participación abierta y activa de todos los  elementos que construyen Cruz Roja; técnicos, voluntarios, destinatarios, todos tienen algo que aportar.

 

Una cultura que concreta modelos de relación y gestión institucional sustentados  en la idea de una participación abierta y activa de todos los  elementos que construyen Cruz Roja; técnicos, voluntarios, destinatarios, todos tienen algo que aportar.

 

Una cultura que concreta, especialmente, un modelo de voluntariado creativo y con capacidad de construcción colectiva; un modelo de voluntariado capaz de tener nuevas ideas o de respaldarlas, y de construir y sustentar procesos de gestión de programas con calidad y resultados. Un voluntariado con implicación y voz en la institución, capaz de contribuir a su desarrollo desde la participación en los procesos fundamentales de debate y toma de decisiones, a través de los órganos de participación institucional.

 

Queremos un voluntariado creativo y con capacidad de construcción colectiva, capaz de tener nuevas ideas.

 

Esta cultura de la participación supone:

 

1.      Redefinir los programas y actividades para que el voluntariado se implique y asuma la necesidad de una participación activa.

2.      Asumir que la acción voluntaria es la herramienta principal para la adquisición de hábitos participativos y democráticos de trabajo en equipo y de relación con otros voluntarios, para la toma de decisiones, etc.

3.      Vertebrar, a través de foros de participación y vida asociativa, al colectivo de voluntarios.

 

La potenciación de tal cultura conforma un proceso lento de cambio organizativo, que demanda de la Institución compromisos claros:

 

1.      Con las potencialidades de la acción voluntaria para construir nuevas alternativas a situaciones de marginación, indefensión, riesgo social, etc., y para la implicación de grandes sectores de la ciudadanía en la construcción y la mejora de su calidad de vida.

2.      Con la idea de que en tanto que organización social y participativa, y desde el reconocimiento explícito de su carácter democrático, el voluntariado puede y debe tener una presencia clara y central en la construcción de la Institución.

El voluntario puede y debe tener una presencia clave y central en la construcción de la Institución.

 

III. Propuestas de futuro.

 

1.      La participación depende, en último extremo, de que las personas quieran participar (tengan motivación), sepan como hacerlo (estén formadas y adquieran las habilidades necesarias) y puedan hacerlo (existan órganos para la participación).

2.      No todo el mundo quiere o puede participar con la misma intensidad y del mismo modo, aunque esta situación puede tender a transformarse con el tiempo (evolucionando hacia una mayor o menor participación). Al respecto, cabe constatar que la participación es, ante todo, un proceso, y, como tal, susceptible de ser potenciado. Los procesos de participación en Cruz Roja deben partir del reconocimiento de esta verdad básica y ofrecer distintas posibilidades de implicación personal.

3.      Es necesario que los procesos de socialización del voluntariado (cursos FBI, primeras actividades, etc.) vayan introduciendo a las nuevas incorporaciones en dinámicas participativas, de forma que a medida que transcurra el tiempo, puedan adquirir las habilidades necesarias para desarrollar procesos de participación activa.

4.      Es necesario que la estructura organizativa (departamentos) e institucional de Cruz Roja respalden explícitamente lo participación del voluntariado y actúen en consecuencia.

 

La participación, como puerta al análisis más profundo y contrastado, así como a la creatividad, es una herramienta fundamental de cara a desarrollar procesos de calidad y mejora en cualquier organización; máxime en Cruz Roja Española.

 

IV. Cuestiones para la reflexión. Conclusiones obtenidas en el Congreso.

 

* ¿Cuál es el modelo de participación que queremos? ¿Qué implica este modelo para nuestra entidad?

 

*  Desde CRE se pretende favorecer un modelo de participación  apoyado en la humanidad, la iniciativa y la creatividad

* Los voluntarios por el papel que ocupan en al Institución  y la cercanía a los usuarios, están en condiciones de promover cambios.

*  Este papel debe de ser reconocido y asumido por otros miembros colaboradores de la Institución.

 

* ¿Qué se debe hacer para implicar al voluntariado en el proceso de cambio institucional?

 

*  Para que el voluntario pueda desarrollar esa labor como agente de cambio y desarrollo institucional debe de estar, debidamente informado, conocer el organigrama de la institución y su forma de adoptar decisiones.

*  En este sentido se pueden utilizar múltiples canales de comunicación, desde los más modernos a los más tradicionales. Además deben de ser oídas y tenidas en cuenta sus opiniones y propuestas.

 

* ¿Cómo podemos motivar al voluntario para que se implique y participe más en la Institución?

 

*  Estableciendo y desarrollando líneas de formación institucional para  voluntarios, técnicos y directivos de CR, que propicien la participación.

*  Tendiendo puentes de comunicación y colaboración entre las Oficinas Territoriales.

*  Fomentando la figura de un responsable de Desarrollo Institucional de Asambleas Locales, que dinamice, apoye y atienda las necesidades básicas de las Asambleas Locales, tales como la promoción, la participación, calidad de la actividad, desarrollo de objetivos…..

*  Implantando grupos de debate, foros, encuentros…. para propiciar la participación de todos.

*  Difundiendo el trabajo realizado y las decisiones tomadas por los Comités.

*  Promoviendo la participación del voluntariado en las elecciones a los órganos de dirección de CRE.

 

*  ¿Es necesaria la participación en la vida asociativa? ¿Por qué?

*  Resaltar la importancia de fomentar la participación a los distintos niveles, establecer estrategias para utilizar canales establecidos y crear otros alternativos que puedan favorecer dicho proceso.

* El voluntariado cuenta con una gran capacidad creativa y de construcción colectiva que debe de ser convenientemente orientada para que pueda proyectarse en los cambios y desarrollo de la Institución y esto sólo se puede lograr con su participación.

 

©      Cruz Roja Española, 2001. Todos los derechos reservados.



© Cruz Roja Española, 2005. Todos los derechos reservados.