Cruz Roja
Buscador Mapa del Sitio Clave Mail
Inicio
Proyectos
Colabora
Participa
Campañas
Noticias
Estilos de documento de CRE

Historia y orígenes

 

Henry Dunant nació el 8 de mayo, en Ginebra.  Dedicado a los negocios, un proyecto de creación de fábricas de harinas en Argelia lo lleva, el 24 de junio de 1859, muy cerca del Solferino, en el norte de Italia, en el mismo día que el ejercito austríaco se enfrenta con el francés y el piamontés.

  

Esa misma noche, hay 40.000 muertos y heridos tendidos en total confusión en el campo de batalla. Allí observó como los heridos quedaban desatendidos y morían por falta de asistencia, ya que los servicios sanitarios militares eran casi inexistentes.

 

Henry Dunant.

Vista de los archivos de la Agencia Central de Búsquedas.

 

Ayudado por las mujeres de los pueblos cercanos, se esfuerza por socorrer a los heridos sin distinción de uniforme ni de nacionalidad, viendo en ellos sólo hombres que necesitan ayuda.

  

Impresionado por este hecho plasmo sus impresiones en el libro “Recuerdo de Solferino”, donde concibe la idea de crear sociedades de socorro en tiempo de paz “…cuya finalidad será cuidar de los heridos en tiempo de guerra por medio de voluntarios entusiastas y dedicados, perfectamente cualificados para el trabajo…” 

 

Esta idea fue recogida por un grupo de cuatro ciudadanos suizos pertenecientes a la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública, que junto a Dunant fue conocido más adelante como “Comité de los Cinco”: Moynier, Dufour, Appia y Maunoir.  Este comité fue quien impulsó las ideas de Dunant y dio origen en 1863 al Comité Internacional de la Cruz Roja.  
   
Esté Comité con el apoyo del Gobierno suizo logra organizar una conferencia diplomática el 8 de agosto de 1864, en Ginebra, en donde participan 24 representantes de 16 países europeos y observadores de los Estados Unidos obteniendo los siguientes resultados: 

           

La firma por doce Estados del primer Convenio de Ginebra para proteger a los militares heridos en campaña donde se contempla:

 

*   Proteger a los militares heridos en campaña. 

*   La neutralización y protección del personal sanitario, así como de los hospitales militares.

*   La Cruz Roja sobre fondo blanco como símbolo protector. 

*   El establecimiento de un Comité permanente que se denominó Comité Internacional de la Cruz Roja (C.I.C.R.). 

*   Promoción de Sociedades de Socorro.

 

Hasta entonces guerra y derecho eran considerados como adversarios irreconciliables, sin embargo, este convenio vienen a demostrar que el derecho tiene poder de acción hasta en la guerra y que, en ciertas cuestiones, puede marcar el comportamiento en los combates. 

El Movimiento Internacional que nació para paliar el sufrimiento en los campos de batalla, pronto adquirió el compromiso de prevenir y paliar el sufrimiento en todo momento y lugar.  Esto ha provocado una evolución que podemos dividir en tres etapas. 

 

*   Acción humanitaria hacia las víctimas de los conflictos bélicos. 

     *   Derecho Internacional Humanitario.

     *   Mediación.

     *   Asistencia a prisioneros y refugiados. 

 

*   Acción humanitaria hacia las víctimas de desastres naturales y de otro tipo en tiempo de paz

      *  Derecho Internacional Humanitario.

      *  Prevenir y aliviar.

      *  Salud.

      *  Acción ante desastres.

      *  Socorros (ayuda en carretera, etc.). 

           

*   Acción preventiva y en favor del Bienestar Social y de la calidad de vida. 

       * Acción social.

       * Cooperación al desarrollo.

       * Acciones en pro de la paz.

       * Defensa de los Derechos Humanos.

       * Medio ambiente. 

           

La aparición de una nueva etapa no supone la desaparición de la anterior, sino que se suma a esta.  Por ello, en la actualidad se mantienen estas tres formas de acción, a las que en un futuro seguramente se unirán otras.

 

©      Cruz Roja Española, 2001. Todos los derechos reservados.