Cruz Roja
Buscador Mapa del Sitio Clave Mail
Inicio
Proyectos
Colabora
Participa
Campañas
Noticias
Asia y Oceanía/ Terremoto en Irán (diciembre 2003)/ Irán un año despues
Irán un año despues
Estilos de documento de CRE

Un año después, los recuerdos aún acechan a los sobreviviendes del terremoto de Bam

Diciembre de 2004 · Por Thorir Gudmundsson, Bam

 

Fariba Shahmorady está de pie junto a una mesa en el centro de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán en Bam mientras pinta con los dedos un apacible cuadro de dos cisnes nadando en un lago, con un fondo de montañas. La joven iraní explica que los cisnes simbolizan la calma. Lo que ella necesita.

 

“Lo recuerdo todo claramente”, explica, refiriéndose a la mañana del 26 de diciembre de 2003, cuando un fuerte terremoto quitó la vida a 26.000 personas y destruyó el 85 por ciento de los edificios de Bam. “Recuerdo que estaba bajo los escombros y recuerdo cómo mi hermana murió junto a mí. No había nadie que pudiera salvarla. Esta clase me ayuda a asumir esos recuerdos”, afirma Fariba.

 

Fariba perdió a su hermano y a su hermana y a dos hijos de su hermana en el desastre. Pasó dos horas bajo los escombros de su casa hasta que vecinos y familiares la rescataron. Actualmente, es una de las más de 5.600 personas que se han beneficiado de los programas de apoyo psicolgógico para la población traumatizada de Bam.

 

Doce meses después, aún pueden verse signos de la devastación, no sólo en los edificios derrumbados sino en la mente de las personas”, dice Mohammed Mukhier, jefe de delegación de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en Irán. “Este modelo de integración del apoyo psicológico inmediatamente después del desastre constituye un modelo que podría aplicarse más ampliamente.”

 

Es la primera operación en la historia del movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en la que se ha prestado apoyo psicológico de forma amplia tras un desastre a gran escala. Podría convertirse en un modelo para futuras intervenciones en casos de desastre.

 

“La labor de socorro tradicional es importante, sin embargo, prestar apoyo psicológico a las víctimas, y a los socorristas más tarde, es igualmente importante”, puntualiza Bijan Daftari, jefe de la Organización de Salvamento y Socorro de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán.

 

Daftari actualmente trabaja para fortalecer más la capacidad de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán para intervenir en casos de desastre. Ello incluye un programa de capacitación global para los funcionarios que trabajan en el socorro, la reposición de existencias de los almacenes y el entrenamiento de perros rastreadores. Los programas reciben el respaldo de la Federación Internacional y de varias sociedades de la Cruz Roja.

 

Un hospital móvil que las sociedades de la Cruz Roja de Finlandia y Noruega trajeron a Bam dentro de las 72 horas del terremoto ahora se utiliza como centro médico de emergencia de la ciudad. Se prevé que el próximo año, cuando se inaugure un nuevo hospital para la ciudad, el hospital provisional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja será desmantelado y trasladado a Teherán, desde donde se podrá llevar a cualquier parte de la región.

 

Pero, incluso si continúan las tareas habituales de preparación para intervenir en casos de desastre, la experiencia de Bam demuestra cómo puede integrarse el apoyo psicológico en la intervención inmediatamente posterior al desastre.

 

En las primeras semanas siguientes al seísmo, voluntarios y miembros del personal de la Media Luna Roja de Irán de Bam entrevistaron a casi 4.000 familias, que en ese momento estaba alojadas en tiendas de campaña. Hablaron con 20.000 personas y ahora, un año después, más de 5.600 personas se han beneficiado de estos programas de apoyo psicológico que cuentan con el respaldo de las sociedades de la Cruz Roja de Islandia, Dinamarca e Italia y cuya principal financiación proviene de la ECHO, Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comunidad Europea.

 

Las actividades grupales tiene  como finalidad hacer posible que las personas verbalicen sus experiencias y que no opten por guardarlas en un rincón aislado de su mente”, dice la Sra. Aghdas Coffee, que se ocupa de la ejecución de los programas de apoyo psicológico de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán. Aún hoy se están recibiendo nuevos casos. Durante el mes de septiembre de 2004, un centro de orientación de la Media Luna Roja en Bam recibió 129 nuevos pacientes con diagnóstico de síndrome de estrés postraumático.

 

Una de las beneficiarias de dichos programas es Maryam Tavakoli, ama de casa, que en la actualidad vive en una de las viviendas provisionales habilitadas en contenedores, proporcionadas por las autoridades a las afueras de Bam. Sentada con su hija pequeña en el piso de un contenedor de la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán junto a otras siete mujeres que están bordando, evoca el desastre que se cobró la vida de su madre. “Venir aquí me sirve para no pensar en el terremoto permanentemente. Ocupo mi tiempo”, dice. “Sin embargo, en ocasiones, los malos recuerdos vuelven”, agrega su vecina, Nezhat Langari Zadeh. “Pero mientras la vida continúe, debemos seguir viviendo.”

 

Los jueves por la tarde, esta afirmación parece estar muy lejos del cementerio principal de Bam, donde miles de personas se reúnen a llorar a sus seres queridos. Cuando en la ciudad devastada anochece, hombres, mujeres y niños se sientan junto a las tumbas; algunos lloran, otros, miran en silencio las fotos de las lápidas.

 

Hijo mío, ¿por qué me has abandonado?”, clama una mujer superada por la emoción. Una anciana sirve dátiles, el principal producto agrícola de Bam. Un líder religioso lee el Corán a un grupo grande reunido en torno a una de las tumbas.

 

En el orfanato Ali Ibn Abi Taleb de la aldea de Moemen Abad, muy próxima a Bam, una docena de niños de entre ocho y 11 años juegan a que conducen coches. Cuando una mujer de la Media Luna Roja señala un punto verde, comienzan a correr y simulan girar el volante imaginario mientras reproducen el ruido del motor de un vehículo. Cuando la mujer señala un punto rojo, se detienen con un chirrido. 

 

Algunos de estos muchachos perdieron a sus padres en el terremoto, otros, son hijos de toxicómanos y no tienen a nadie que se ocupe de ellos. Bam se encuentra en la ruta del contrabando de estupefacientes que viene desde Afganistán y Pakistán. En Bam, la toxicomanía aumentó drásticamente el último año, otra consecuencia del desastre, afirman los socorristas.

 

Michele Sanchez, de la Cruz Roja Italiana, participa en el programa de apoyo psicológico de la Media Luna Roja. “Es evidente que la reconstrucción es una necesidad básica, esto no significa, sin embargo, que no haya otras necesidades, cuyas consecuencias pueden constatarse más adelante. Lo que hacemos aquí con los niños, una terapia lúdica, es una parte importante de este trabajo. Un niño puede cargar toda su vida con las consecuencias de una mala experiencia.”Cruz Roja Española, 2004. Todos los derechos reservados.

 

Pagina nueva 2

Photo Captions

Así son los varones: jugando a la pelota en las ruinas de Bam, un año después de que el terremoto segara la vida de 26.000 personas y dejara sin hogar a más de 75.000 habitantes

Durante una clase de pintura con los dedos organizada por la Media Luna Roja, Fariba Shahmorady recuerda cuando estuvo enterrada bajo los escombros de su casa durante dos horas. Todas sus compañeras de clase perdieron a famililares cercanos en el devastador terremoto del 26 de diciembre de 2003

Maryam Tavakoli estrecha entre sus brazos a su hijita durante la sesión de terapia, clase de bordados, de la Media Luna Roja

Los jueves por la tarde, miles de personas se reúnen en el cementerio principal de Bam a llorar a sus seres queridos. “Hijo mío, ¿por qué me has abandonado?”, clama una mujer sentada junto a una tumba

Niños que participan en una terapia lúdica en un orfanato de las afueras de Bam. “Un niño puede cargar toda su vida con las consecuencias de una mala experiencia”, afirma la delegada de la Cruz Roja Italiana, Michele Sanchez

Una familia de Bam deambula por la antigua ciudadela, patrimonio de la humanidad cuyos orígenes se remontan tal vez a hace 2.000 años. La ciudadela quedó completamente destruida tras el seísmo de 12 segundos

En el centro de Bam, las tareas de construcción en un nuevo centro de salud urbano de la Media Luna Roja se realizan todos los días de la semana. Con el respaldo de la Federación Internacional y de varias sociedades de la Cruz Roja, la Sociedad de la Media Luan Roja de Irán también prevé contruir diez escuelas y una estación callejera de salvamento

Muchos de los habitantes de Bam, incluidos esta niña y este niño, ahora viven en pequeños edificios prefabricados construidos a las afueras de la ciudad


© Cruz Roja Española 2006
Rafael Villa, s/n - 28023 EL PLANTIO (Madrid)
Teléfono: (91) 335 44 44 - Fax:
(91) 335 44 55

email:
informa@cruzroja.es