Inicio>Red Territorial>Castilla la Mancha>Entrega Placa Protección Civil

 


Cruz Roja Castilla-La Mancha recibe la Placa de Protección Civil de la Comunidad Autónoma

n Al mismo tiempo que se recibía este reconocimiento, voluntarios de los Equipos de Respuesta Inmediata de Emergencias trabajaban en la localidad toledana de Almorox, prestando su apoyo a los vecinos de varias urbanizaciones que, en prevención, fueron desalojados de sus casas a consecuencia de un incendio forestal. 

El presidente autonómico de Cruz Roja en Castilla-La Mancha, Javier Senent, recogió ayer 17 de julio, en un acto público celebrado en Brihuega (Guadalajara), la Placa de Protección Civil de la Comunidad Autónoma con la que ha sido distinguida nuestra Organización, en reconocimiento a la importante labor que desempeñan los voluntarios de los Equipos de Respuesta Inmediata de Emergencias y del programa de Socorros y Emergencias de Cruz Roja en todo el territorio de Castilla-La Mancha.

 

Cruz Roja cuenta en la región con alrededor de 2.000 voluntarios que participan en el programa de Socorros y Emergencias, de los cuales 150 desarrollan su acción voluntaria en los Equipos de Respuesta Inmediata de Emergencias (ERIE).

 

Además de Cruz Roja Castilla-La Mancha, también fueron reconocidos con estas Placas de 2013 distintas agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de la región, así como los Servicios de Seguridad del Complejo Petroquímico de Puertollano (Ciudad Real) o el responsable de la Unidad Militar de Emergencias, entre otros.

 

Actuaciones de los ERIE de Cruz Roja

 

En la actualidad, desde los Equipos de Respuesta Inmediata de Cruz Roja Castilla-La Mancha se está trabajando principalmente en realizar intervenciones de apoyo psicosocial cuando se producen situaciones de emergencia de ‘nivel 1’, es decir en las que no hay un elevado número de víctimas, como accidentes de tráfico, casos de suicidios o sucesos con fallecimientos de menores.

 

En este tipo de actuaciones, los voluntarios de los ERIE, que son psicólogos, médicos, enfermeros, trabajadores sociales o personas especialmente formadas en apoyo humano, prestan una atención psicosocial a las víctimas o a los familiares de las personas fallecidas para tratar de aliviar los efectos del trauma sufrido. Aunque ésta es su actividad más frecuente, dichos equipos también se han incorporado a emergencias de mayor nivel como el terremoto de Lorca (Murcia)

 

Otro campo de actuación de los Equipos de Respuesta Inmediata es facilitar albergue y avituallamiento cuando se origina una emergencia en la que es necesaria la evacuación de una población o la atención a un colectivo de personas, tal y como ha sucedido esta misma semana en el incendio originado en el municipio de Almorox (Toledo), donde los vecinos de varias urbanizaciones fueron desalojados de sus casas por prevención.

 

Igualmente, el verano del año pasado, los ERIE de Cruz Roja Castilla-La Mancha estuvieron movilizados durante los incendios más importantes que tuvieron lugar en las provincias de Albacete, Cuenca y Guadalajara.

 

En invierno y cuando las temperaturas son muy extremas, dichos equipos se ocupan también de suministrar mantas y bebidas calientes a personas sin hogar o a viajeros de vehículos que quedan inmovilizados en una carretera a consecuencia de la nieve, por ejemplo.

 

Intervenciones del programa de Socorros y Emergencias

 

En cuanto al trabajo que realizan los voluntarios del programa de Socorros y Emergencias de Cruz Roja en Castilla-La Mancha se encuentra, por un lado, el transporte sanitario de personas en ambulancias de soporte vital básico, cuando se reciben avisos desde el Servicio de Emergencias 112.

 

Otra importante labor dentro de este programa es la cobertura de actos de riesgo previsible, donde los voluntarios de Cruz Roja ofrecen servicios de protección y asistencia durante la celebración de actividades en las que hay una concentración numerosa de público, como fiestas populares, romerías o eventos deportivos que tienen lugar en las distintas localidades de la Comunidad Autónoma.

 

Entre los 2.000 voluntarios de la región que participan en el programa de Socorros y Emergencias se encuentran médicos, enfermeros y, sobre todo, técnicos de emergencias, quienes durante el año 2012 atendieron a un total de 4.442 personas y realizaron 2.046 servicios en Castilla-La Mancha.