Saltar al contenido
PERSONAS DEPENDIENTES
Transporte adaptado
A

El proyecto consiste en la realización de traslados diarios a personas con movilidad reducida en itinerarios preestablecidos a Centros de Día para mayores o personas con discapacidad, Centros de Rehabilitación Psicosocial, de Estancia Diurna y Residencias. El concepto de persona con movilidad reducida relaciona la discapacidad con la movilidad. Se trata de un colectivo que, debido a una discapacidad física, psíquica o sensorial, bien de forma temporal o permanente, o porque confluye alguna circunstancia excepcional, se ve impedido para el desarrollo normal de su capacidad de desplazamiento.

 

El transporte lo es también a centros o a actividades culturales y lúdicas, centros educativos y de trabajo, y se realiza a demanda de los usuarios, por iniciativa de Cruz Roja o establecidos por la administración correspondiente. Gran parte de las veces se realiza el traslado a actividades, centros u otros servicios de Cruz Roja, con algunos de cuyos proyectos guarda estrecha relación (Teleasistencia, ayuda a domicilio complementaria, centros de día) En el abanico de actividades que cubre el transporte adaptado figuran las de convivencia y el traslado a actividades puntuales.

 

Los vehículos adaptados disponen de anclajes, plataformas elevadoras y rampas que facilitan el acceso a personas con dificultades en su movilidad o en silla de ruedas. La utilización de autobuses adaptados y el apoyo de un equipo de voluntarios facilita el desplazamiento de estas personas fuera de su domicilio, disminuyendo su aislamiento y potenciando su participación en el entorno comunitario. Los voluntarios y voluntarias constituyen el soporte mayoritario de este proyecto. Su intervención evita el aislamiento de la persona mayor y facilita su movilidad y su contacto con el entorno.

 

El voluntario es fuente de escucha, nexo de apoyo y referente comunitario de la intervención. Este elemento diferencia a Cruz Roja de otras organizaciones. Será deseable pues que la valoración de las demandas incluya: situación psíquica y física de las personas beneficiarias, capacidad funcional, relaciones familiares, sistema de convivencia, apoyo de cuidadores y cuidadoras formales e informales, situación económica, vivienda, equipamiento, ubicación, régimen de tenencia, relación con el entorno, existencia y acceso a recursos comunitarios, etc.