Dónde Estamos / África / Mozambique
REFORZAR LA RESILIENCIA GRACIAS A LA REDUCCIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES
LA COMISIÓN EUROPEA CONTINÚA DESTINANDO FONDOS PARA FOMENTAR LA CAPACIDAD DE RESISTENCIA Y RECUPERACIÓN DE LAS COMUNIDADES VULNERABLES A DESASTRES NATURALES EN MOZAMBIQUE
A

Los fenómenos meteorológicos extremos son uno de los efectos adversos del cambio climático, que amenazan de manera significativa a los medios de vida de las poblaciones afectadas, limitando su crecimiento equitativo y su desarrollo sostenible. Es el caso de parte de la población de Mozambique, tercer país africano más afectado por fenómenos meteorológicos. Las cuencas fluviales de nueve ríos internacionales recorren su zona costera, convirtiendo esta parte del país en zona especialmente vulnerable a inundaciones.

 

Cada año, las mismas comunidades se ven afectadas por lluvias torrenciales que traen como consecuencia graves inundaciones, y que dejan a su paso servicios básicos insuficientes, poblaciones desplazadas y sin medios de subsistencia.

 

Con el objetivo de salvar vidas, reducir las pérdidas y ayudar a las personas y a las comunidades afectadas a recuperarse de estos desastres de manera rápida y eficaz, el  Departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), destina fondos en el país para la mejora de la gestión de los desastres en las comunidades más vulnerables.

 

Con esta financiación de ECHO, Cruz Roja Española y la Cruz Roja de Mozambique,  desarrollan acciones dirigidas a fortalecer la capacidad de las instituciones gubernamentales, sociedad civil y de la propia Cruz Roja de Mozambique: la preparación de planes de contingencia distritales, la inclusión de las familias de acogida como solución de alojamiento temporal en emergencias, la formación de los comités locales de gestión de riesgos o la reposición de stock de emergencia por parte de la Cruz Roja de Mozambique, son algunas de las actividades financiadas por la Comisión Europea desarrolladas desde el inicio del proyecto en 2016.

 

Gracias a la Comisión Europea y a Cruz Roja, más de 40.000 personas pertenecientes a comunidades rurales ubicadas en zonas expuestas a inundaciones de las provincias de Zambezia, Tete y Sofala, están mejorando sus capacidades de resistencia y recuperación a estos desastres naturales.