A PROGRAMA DE MUJER EN DIFICULTAD SOCIAL

Cruz Roja trabaja para evitar la exclusión social de determinados sectores de la población femenina de nuestro país. La creación y la puesta en marcha del Programa de Intervención Social con Mujeres en dificultad social responden a la necesidad de activar acciones específicas dirigidas a las mujeres.

 

 

 Teleasistencia Móvil a Mujeres Víctimas de Violencia de Género

Es un servicio público y gratuito de teleasistencia móvil que está operativo las 24 horas del día, los 365 días del año. Principalmente está orientado como instrumento de ayuda para fomentar la autonomía de las usuarias y también su seguridad, al sentirse ellas "localizadas" en cualquier parte de España.

 

A través del terminal de teleasistencia móvil que se les da a las usuarias, se garantiza que solamente con pulsar un botón, se produzca una llamada de emergencia y se proceda a movilizar todos los recursos, tanto los propios de Cruz Roja como los públicos (Servicios Sociales, Policía, Guardia Civil,). La particularidad de este dispositivo es que lleva incorporado un sistema de localización GPS, por lo que siempre que se emita una llamada desde el terminal móvil se puede saber dónde está la usuaria.

 

 Empoderamiento a mujeres en situación de vulnerabilidad

El proyecto consiste en fortalecer las competencias personales y la autonomía de mujeres afectadas por la desigualdad social y económica.

Este fortalecimiento de competencias ocurre a través de formación y actividades de asistencia, orientación y acompañamiento y el fomento de redes de apoyo con otras mujeres en la misma situación de vulnerabilidad. Además, se pone un fuerte énfasis en la prevención de la violencia de género y el restablecimiento del bienestar de las mujeres y menores a su cargo que han sido víctimas de esta situación.

 

La intervención dirigida a la mujer, busca recuperar los principales ejes que configuran a la persona: ¿Lo que hacemos, lo que somos, y con quién nos relacionamos; es decir,  la actividad, la identidad, y los vínculos. La persona está integrada en la medida que despliega estos tres aspectos. Pero en la medida que no lo logra, se deshumaniza y se des-integra¿.

 

Esta intervención dirigida a las mujeres pretende apoyarlas en 3 pilares fundamentales:

  1. Fomentar el bienestar de las mujeres, así como el de sus hijos e hijas en el caso de tenerlas, en riesgo y/o dificultad social, mediante la atención urgente en la cobertura de necesidades básicas, teniendo en cuenta el enfoque psicosocial en la intervención. Esta intervención incluye la satisfacción de necesidades como la asistencia social, jurídica, psicológica, etc.
  2. Fortalecer las capacidades de estas mujeres logrando no sólo sobreponerse a su situación, de desigualdad sino además alcanzar su autonomía personal. Para ello se dotará de acciones de orientación, información, formación, en general todo aquello que facilite que la persona logre fortalecer sus capacidades y su autonomía.
  3. Favorecer el vínculo familiar entre madres, hijos e hijas expuestas a situaciones de violencia o desigualdad, mediante labores de mediación y  apoyo psicosocial; ya que la violencia y en general las situaciones de riesgo desgraciadamente afectan a todas las personas miembros de la familia, pudiendo generar a futuro un efecto de ¿transmisión intergeneracional¿ del círculo de la violencia.

Perfil de las personas participantes: Mujeres que presentan alguna situación de dificultad social (Ej. víctima de violencia de género, sin redes de apoyo familiar, sola y con hijos/as a cargo, etc.).

 

Objetivo general: Contribuir en la mejora de las diversas situaciones de dificultad social que afectan a las mujeres, fundamentalmente las generadas por las distintas formas de violencia. Objetivo específico: Facilitada una atención integral a mujeres en situaciones de dificultad social, que favorezca su bienestar y el logro de la autonomía personal.

 

 Actividades de sensibilización: a la población en general.