Atrás

147 personas con movilidad reducida usuarias de la Creu Roja disfrutan de los espacios naturales de Mallorca

147 personas con movilidad reducida usuarias de la Creu Roja disfrutan de los espacios naturales de Mallorca
09-04-2019

Las sillas Joëlette permiten a personas con movilidad reducida realizar recorridos por terrenos no adaptados.

 

Voluntarios de la Creu Roja acompañando a una usuaria de la silla Joëlette

 

  • Desde 2013, el área de medio ambiente de Creu Roja realiza excursiones adaptadas con las sillas Joëlette.

 

Creu Roja celebra el sexto aniversario del servicio adaptado de excursiones con sillas Joëlette, un servicio que, hasta el momento, ha facilitado a 147 personas con movilidad reducida acceder a los espacios naturales protegidos de Mallorca. Estas sillas adaptadas compuestas por una única rueda, permiten realizar recorridos por terrenos de difícil acceso con la ayuda de personas voluntarias de la organización. El acompañante trasero asegura el equilibrio de la Joëlette y el acompañante delantero se encarga de la tracción y dirección.

 

La Institución humanitaria gestiona en Mallorca este servicio gratuito de reservas y acompañamientos para excursiones desde 2013, año en el que Govern de les Illes Balears adquirió 12 sillas de este tipo y que fueron destinadas a cada uno de los espacios naturales de las Baleares: ocho en Mallorca, dos en Menorca, una en Ibiza y una en Formentera.

 

"Creu Roja pone la silla y el usuario las ganas, eso se convierte en combustible para nuestras piernas durante la excursión", explica Fermin Moya, uno de los 42 voluntarios que acompañan a los usuarios y que reciben formación especializada en el uso de la silla Joëlette, así como en el conocimiento del entorno natural de nuestras islas. La Asociación de Técnicos y Guías de Montaña de Baleares también colaboran de forma puntual en estas salidas.

 

 

Gracias a la formación del voluntariado, la persona usuaria puede disfrutar de una experiencia segura y agradable mientras contacta con la naturaleza. "La excursión que realizamos con mi madre a Cabrera hace unos meses fue nuestro regalo "cumplevidas", ya que al día siguiente se cumplían siete años del accidente que afectó a su movilidad. Era la primera vez que mi madre salía en barco desde el accidente", relata Assia Ivanova, hija de una de las usuarias del programa.

 

 

Acercar a las personas vulnerables a la naturaleza es uno de los objetivos principales del área de medio ambiente de Creu Roja.

 

"Desde el primer momento vimos en las sillas Joëlette una herramienta para conseguirlo. A lo largo de estos seis años, el número de reservas ha ido en aumento y mantenemos un nivel de satisfacción de las personas usuarias muy alto", declara Marc Ayats, responsable del área de medio ambiente de la organización en Baleares.