Nuestra Historia
A

En la ciudad de Madrid, los primeros en constituirse como Comité Local de la Cruz Roja, fueron los 800 socios que se organizaron en los distritos de Universidad y Chamberí, el 13 de mayo de 1867. A partir de este Comité se fueron organizando otros madrileños y madrileñas en diferentes distritos que permitían cubrir y asistir a una gran parte de la ciudad.

La primera memoria de actividad de la que tenemos constancia es del año 1910 y tenía como objetivo dar cuenta de las actividades de la Cruz Roja durante ese año en el distrito de Tetuán de las Victorias. 

 

Las mujeres madrileñas pronto se organizaron y formaron el Comité de Damas de la Cruz Roja, que ya se nombra en las Memorias de 1913 y 1914. En la Memoria del Comité de Madrid de 1929 se describe la labor llevada a cabo por las Enfermeras Visitadoras, portavoces de salud y de la higiene que durante ese año visitaron escuelas y hogares en Tetuán, Cuatro Caminos, Chamberí, Latina, Carabanchel o el Puente de Vallecas, entre otros, realizando más de 7.924 visitas a domicilio. Eran la única asistencia que tenían muchos madrileños y se realizaban exámenes completos, derivaciones a especialistas y vacunaciones, sobre todo entre los menores. Gracias a estas visitas se podían diagnosticar enfermedades de pecho o infecciosas, tuberculosis, quemaduras, reuma, tumores, etc....que sin estas visitas rara vez se llegaban a diagnosticar y tratar. 

Durante el siglo XX la labor de los voluntarios y voluntarias de Cruz Roja se fue especializando y abarcando nuevos retos. A medida que nuestra ciudad iba cambiando, ampliándose, abriéndose, la Cruz Roja atravesaba el mismo proceso de expansión hacia nuevas tareas sanitarias y sociales. 

Se impulsa la creación de Cruz Roja Juventud, la asociación juvenil de la Cruz Roja que en 1976 ya cuenta con 1.300 madrileños. La formación empieza a ser un campo a desarrollar y ampliar dentro de la Cruz Roja, ya que para poder atender a los nuevos colectivos y sus necesidades necesitamos a personas formadas y preparadas. En los noventa, se consolidan los programas sociales con los colectivos vulnerables (personas mayores, refugiados e inmigrantes, afectados de SIDA, drogodependientes, infancia y juventud, población reclusa, discapacitados, mujer en dificultad social).

En estos últimos años, hemos procedido a incrementar el número de sedes en la ciudad, con la  distribución de esta en 5 zonas,  con el fin de poder atender mejor a la población más cercana

 Actualmente contamos con la colaboración de 3.700 voluntarios y 132.000 socios, sin ellos sería imposible llevar a cabo  los proyectos de ayuda a los colectivos más vulnerables