Saltar al contenido
EL JUGUETE
A Un derecho fundamental

 

La Declaración Universal de los Derechos de la Infancia (20 de noviembre de 1959) reconoce el juego como un derecho fundamental, puesto que jugar posibilita situaciones óptimas que influyen en el sano crecimiento y desarrollo de los niños y las niñas.

El juego es una herramienta que permite:

 

  • Descubrir, manipular, observar e interpretar el mundo que nos rodea.
  • Aprender a relacionarnos y comunicarnos con los/as demás.
  • Es más, el juego se constituye, desde la infancia a la edad adulta, como una actividad libre, espontánea... de la que no se espera otro beneficio que la propia satisfacción de jugar.
  • El niño y la niña viven jugando y juegan viviendo. El juego y el juguete no deben ser un premio ni un castigo, sino un instrumento que facilite un desarrollo sano y equilibrado.
  • El juguete es aquella creación, artesanal o industrial, diseñada y/o producida para estimular y acompañar el juego. Cualquier persona, menor o adulto/a, con mayor o menor sofisticación puede convertir un objeto en material de juego.

Por todo ello, a la hora de elegir un juguete debemos tener presente:

 

  • la edad y las inquietudes del/la menor;
  • que potencie su imaginación, creatividad, etc.,
  • y la relación con otras personas;
  • que refleje valores sociales no sexistas,
  • no bélicos, no competitivos, etc.;

y que sea seguro.

 

Si quieres más información sobre qué juguetes son adecuados para cada edad, o qué juguetes favorecen el conocimiento de los sentidos, el desarrollo motor o intelectual, el desarrollo afectivo y emocional. Accede a nuestra guia de juguetes.






A