A

Suscríbete a nuestro blog

Haz click aquí para que te avisemos de la publicación de nuevas entradas

Atrás

Reedición: Déficits visuales y auditivos en las personas mayores

Dificultades en la visión y audición de personas mayores (reedición entradas octubre 2008)

 

I. Déficit visuales.

 

Una de las principales alteraciones en los ancianos se produce en torno a la visión, por ejemplo la mayoría de los personas mayores de 65 años hace uso de gafas en su vida diaria, existen varios trastornos de la visión que se consideran normales en el anciano, así como por ejemplo la producción de lágrimas disminuye, el cristalino del ojo se vuelve más rígido y la adaptación del ojo a la iluminación y oscuridad se hace más difícil.

Existen una serie de principales enfermedades de la vista, generadoras de déficit visuales, que pueden considerarse de alta incidencia en ancianos:

 

  • Diabetes mellitus: En los países desarrollados, una de las principales causas de ceguera en los adultos, consiste en la afectación visual que se produce en la evolución de una enfermedad como la Diabetes, la cual produce una alteración en la retina de forma irreversible. Para prevenir este hecho se hace necesario un riguroso control de la enfermedad y continuas revisiones por parte del oftalmólogo.

    

  • Cataratas: Los síntomas de esta enfermedad, una de las más comunes en el anciano, consisten en que el paciente comienza a notar vista borrosa, sombras, manchas e imagen distorsionada, observando una facilidad extrema al deslumbramiento. Se trata de una opacidad en el cristalino del ojo, observable con una simple linterna, al cambiar la pupila desde su habitual color negro a un tono grisáceo. No existe un tratamiento médico, por lo que su única solución es el paso por el quirófano, para la implantación de una lente intraocular.

 

  • Glaucoma: El glaucoma consiste en una lesión progresiva del ojo, debido a un aumento de presión intraocular en el humor vítreo. Si no se trata debidamente, su evolución puede llegar a causar la ceguera total. Existen varios tipos, agudo de ángulo abierto con pérdida de visión lateral (visión de tubo), agudo de ángulo cerrado (visión borrosa)

 

  • Degeneración senil de la mácula: La mácula es una zona de la retina encargada de la visión central y visión de detalle, por lo que mediante esta alteración, aunque se conserva la visión periférica, se pierde de manera progresiva la agudeza visual, se altera el tamaño de los objetos visionados y distancias, distorsión de líneas rectas, etc.

 

II. Déficit auditivos.

 

Algo más de un 30% de las personas mayores de 65 años se ven afectadas por déficit auditivos, trastornos que pueden llegar a causar el aislamiento, desadaptación social e incluso la depresión en las personas que los sufren. La personalidad de las mismas puede llegar a cambiar, debido a situaciones de inseguridad y desconfianza, generando que el mayor afectado por este déficit no reconozca su situación. En la mayor parte de los casos con la simple adaptación de un audífono se mejora notablemente la calidad de vida de los afectados, paliando y/o eliminando los problemas asociados a estas patologías, por ello la importancia de que el anciano reconozca su deficiencia.

 

 

  • Presbiacusia (sordera senil). Se trata de la pérdida de audición asociada a la edad, se oye, pero no se entiende. Este déficit auditivo se caracteriza por una progresiva pérdida de percepción hacia los sonidos más agudos o frecuencias altas y la continuidad o no pérdida de la percepción hacia los sonidos graves o frecuencias bajas. En una conversación fluida, las consonantes representarían a las frecuencias altas (no percibidas) y las vocales representarían las frecuencias bajas (percibidas), de aquí que no se entienda, aunque se oiga, en una conversación, mas aún si se encuentra el afectado en un ambiente de diversidad de ruidos o conversaciones cruzadas, ya que una de las características de este déficit es la no discriminación de sonidos, provocando un «empastamiento» de la multitud de sonidos que llegan al oído. Generalmente los dos oídos se encuentran afectados (bilateralmente), aunque suele afectar en mayor medida a uno mas que a otro y es necesario el uso de prótesis auditivas.

 

  • Tapones de cerumen: Es un problema muy común y fácilmente solucionable, el cual es generalmente provocado por el uso de bastoncillos de algodón que progresivamente impactan la cera del oído contra el fondo del pabellón auditivo, generando un bloqueo a la entrada de los sonidos, y ocasionalmente infecciones en el pabellón interno.

 

* las indicaciones de SerCuidadorA son orientativas y en ningún caso sustituyen a las indicaciones del profesional sanitario que atiende al paciente.
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.
A

Si quieres cancelar tu suscripción a nuestro blog, por favor, haz clic aquí

Llámanos