Atrás

¿Pueden ayudarme los productos de apoyo en mi labor como persona cuidadora?

La importancia de los productos de apoyo en la calidad de vida de la persona cuidadora y la persona cuidada.

 

Andrea Rivero Herance y Elena Dorado Casanova.
Referentes provinciales en Cruz Roja-Toledo del proyecto de Atención a personas cuidadoras.

 

Las actividades diarias, que en un principio consideramos simples, pueden convertirse en un gran reto diario debido a la unión de las dificultades corporales o mentales de la persona dependiente, con un entorno lleno de barreras que lo convierten en inaccesible. Esto es lo que denominamos pérdida de autonomía personal.

 

Esta pérdida de autonomía personal supone para la persona cuidadora un aumento de la intensidad del cuidado que debe prestar a la persona, debiendo intervenir en la realización de la actividad, bien sea supervisando o ayudando a la persona.

 

La pérdida de autonomía también puede provocar

la aparición de una baja autoestima

 

La sobrecarga física y mental derivada de este aumento de los cuidados prestados no solo afectará a la persona cuidadora, sino que, como si se tratara de una cadena, podría repercutir directamente sobre el bienestar de la persona dependiente.

 

La pérdida de autonomía también puede provocar la aparición de una baja autoestima, por ello es importante potenciar al máximo, como personas cuidadoras, el que las personas a las que cuidamos realicen, en la medida de lo posible, de forma independiente sus actividades de la vida diaria.

 

Los productos de apoyo sirven también

para prevenir la aparición de déficits o limitaciones.

 

Para intentar salvar este reto, tenemos los productos de apoyo; estos van a ser los que ayuden o faciliten a la persona el desarrollo de estas actividades.

 

 

Debemos tener presente, que los productos de apoyo cumplen muchas funciones, no solo la de compensar o mitigar un déficit o limitación cuando ya existe, sino que también son elementales para prevenir su aparición. Por ejemplo, para prevenir caídas, las personas pueden utilizar andadores o luces nocturnas y para prevenir ulceras por presión, se pueden adquirir colchones y cojines antiescaras.

 

Hay productos de apoyo para ser utilizados prácticamente en cualquier actividad:

 

  • Productos de apoyo para el cuidado y protección personales. Como alzas en el W.C., calzador de medias para facilitar el vestido o cubiertos adaptados para facilitar la alimentación.

 

 

  • Productos de apoyo para la movilidad personal. Son los productos de apoyo más conocidos y dentro de ellos incluimos las grúas, sillas de ruedas y andadores por ejemplo:

 

 

  • Productos de apoyo para la información y la comunicación. Estos productos nos van a ayudar a conseguir participar en esferas sociales y a apoyar el sentimiento de pertenencia a la comunidad. Son muy útiles para conseguir autonomía en la educación, el área laboral, y en el ocio y tiempo libre. Dentro de los productos de apoyo para la información y la comunicación, podríamos incluir las gafas, que muchos utilizamos para poder llevar nuestro día a día de una forma independiente.

 

 

Los productos de apoyo los podemos adquirir en ortopedias, aunque también podemos fabricarlos de forma artesanal (productos de apoyo de bajo coste). Por ejemplo, en lugar de comprar objetos engrosados, los podemos engrosar con poliestireno u otro material que podamos adaptar alrededor del mango del objeto (masillas, cintas aislantes, etc).

 

 

Es posible que muchas personas compartan la idea de que un requisito elemental para tener una buena calidad de vida, pasa por tener esta autonomía personal que hablamos al inicio. Ya que, el poder realizar actividades sin necesidad de apoyo o con una ayuda mínima de otros, va a reforzar nuestra autoestima.

 

 

Para las personas cuidadoras es beneficioso que la persona a la que cuidan pueda realizar de forma independiente la mayoría de sus actividades diarias, ya que esto va a suponer menor sobrecarga física y mental y en muchas ocasiones más tiempo libre para dedicar a su propio autocuidado. Todo esto, contribuirá que la persona cuidadora también vea aumentada su calidad de vida.

 

 

No todos los productos de apoyo van a aportar la misma ayuda a todas las personas, ya que como en la mayoría de ocasiones, cada persona con su necesidad, necesita una ayuda distinta y por tanto un producto distinto. Los productos de apoyo son herramientas sencillas de utilizar y adaptadas a cada persona, a su entorno y sus capacidades.

 

La mejor manera de saber que producto puede ayudarnos, es acudiendo a profesionales especialistas en productos de apoyo, como terapeutas ocupacionales y sus equipos interprofesionales.

 

Más información: Guías básicas productos de Apoyo SerCuidadorA

 

Andrea Rivero Herance y Elena Dorado Casanova.
Referentes provinciales en Cruz Roja-Toledo del proyecto de Atención a personas cuidadoras.
Siguiente
Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.
A

Si quieres cancelar tu suscripción a nuestro blog, por favor, haz clic aquí

A
Llámanos